Laguna negra

Este geositio se encuentra ubicado en la Región Metropolitana, específicamente en la Provincia de Cordillera y la Comuna de San José de Maipo. En el valle del río Yeso, a pocos kilómetros del Embalse El Yeso en dirección noroeste. Para acceder a este lugar, se debe tomar la ruta Camino al Volcán (G-25) hasta llegar a la localidad de Romeral. Luego, se debe tomar el desvío hacia el norte por la ruta G-445, que rodea el río Yeso por la ribera este hasta llegar al Embalse del Yeso. Hasta este punto, se puede llegar en vehículo y desde aquí comienza un trekking de aproximadamente 12 kilómetros ida y vuelta.

Imagen satelital, donde se observa la Laguna Negra a la izquierda y el Embalse El Yeso a la derecha. Extraído de Google Earth Pro.

 

La Laguna Negra se localiza en la subcuenca que lleva su nombre, dentro de la cuenca alta del río Maipo y tiene un origen glaciar. Con una superficie de alrededor de 5 kilómetros cuadrados y una capacidad de aproximadamente 600 metros cúbicos de agua, se convierte en la reserva de agua más extensa de la Región Metropolitana. Esta laguna se nutre principalmente del deshielo de la nieve acumulada en el glaciar Echaurren y otros glaciares más pequeños. La cuenca glaciar de este sitio se estima en aproximadamente 6,9 kilómetros cuadrados, con profundidades de alrededor de 300 metros según las últimas investigaciones. Se encuentra a una elevación de aproximadamente 2.540 metros sobre el nivel del mar.

La formación de la Laguna Negra es resultado de la acumulación de nieve y depósitos morrénicos, siendo estos últimos transportados desde el norte del valle hacia el sur debido a la erosión del glaciar Echaurren norte, principalmente. Este proceso genera un embalsamiento natural de las aguas (Buglio, 2017). La Laguna Negra se origina como un fascinante testimonio de la acción glacial en la región. Destaca no solo por su belleza escénica, sino también por su relevancia como fuente crucial de agua en la Región Metropolitana.

Glaciar Echaurren Norte y su relación con la Laguna negra

Los glaciares desempeñan un papel fundamental en la configuración de paisajes. Su movimiento constante a lo largo de valles y quebradas provoca una erosión continua en la región. El glaciar Echaurren norte, se encuentra entre el valle de los ríos Colorado y Yeso. Este glaciar ejerce una influencia significativa en la formación de la Laguna Negra. Debido a su acción erosiva en la subcuenca del mismo nombre, ubicada a una altitud de 3.750 metros sobre el nivel del mar, al norte de la laguna.

En este entorno, se encuentran diversas formaciones geológicas, entre las cuales destacan las Formaciones Colimapu (de aproximadamente 100 millones de años, del Cretácico inferior), Abanico (de aproximadamente 40 millones de años, del Paleógeno) y Farellones (de aproximadamente 16 millones de años, del Neógeno).

 Glaciar Echaurren norte en 1989, Extraído de Glaciologia.cl
Glaciar Echaurren norte en 1989, Extraído de Glaciologia.cl

El proceso de acumulación de nieve abarca aproximadamente 5 meses, desde mayo hasta septiembre, durante los cuales la nieve cubre toda la cuenca. El derretimiento de la nieve tiene lugar desde noviembre hasta abril, y durante este último periodo, el agua resultante fluye hacia el río Maipo.

En 1975, la Dirección General de Aguas (DGA) seleccionó el glaciar Echaurren para un monitoreo constante del balance de masas, lo que implica la medición de las pérdidas y ganancias de masa del glaciar (hielo o nieve). Inicialmente diseñado para un periodo de 3 años, el proyecto ha sido tan exitoso que las mediciones continúan hasta el día de hoy. Este monitoreo proporciona valiosa información sobre la dinámica y los cambios en el glaciar a lo largo del tiempo. En la actualidad, este glaciar se caracteriza por tener los registros de balance de masa más extenso de Sudamérica 

Este glaciar fue elegido por diversos factores, el de mayor peso fue su importancia hídrica en la Región Metropolitana.

 

Embalse El Yeso

Este geositio, antes conocido como Boca del Valle, fue transformado en una represa artificial en 1964, reemplazando un lago natural. Junto con la Laguna Negra, constituye la mayor reserva de agua potable superficial en la Región Metropolitana.

La zona del valle del río Yeso está bloqueada por una barrera de rocas, responsable de la formación del Embalse El Yeso. Hay dos teorías sobre la formación de esta barrera. Marangunic & Thiele (1971) sostienen que representa una morrena terminal de un antiguo glaciar en el valle de la Laguna Negra. En cambio, Abele (1984) interpreta que los escombros provienen de un mega derrumbe del cerro Mesón Alto. Con una altitud de aproximadamente 5.257 metros sobre el nivel del mar, ubicado al sureste del embalse.

Situado a 2.500 metros sobre el nivel del mar, el embalse es de forma ovalada y alcanza una profundidad máxima de 55 metros. La regulación del agua está a cargo de la empresa Aguas Andinas. Según las estimaciones de Díaz (1969), la vida útil del embalse se proyecta en 2.000 años (Benado, 2013). Su fuente de alimentación proviene de una subcuenca del río Yeso, y su régimen hidrológico es de origen mixto glacial-nival.

Geositio con un alto valor internacional

En el año 2011, un equipo de científicos afiliados a la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio, más conocida como la NASA, realizó una visita a la Laguna Negra. El propósito de esta visita fue poner a prueba tecnologías que eventualmente se utilizarían para explorar los lagos de Titán, la luna más grande de Saturno.

Los 3 objetivos clave de este estudio eran los siguientes:

  1. Comprender el Impacto del Derretimiento de Glaciares: Analizar cómo el derretimiento de los glaciares afecta el ecosistema de las lagunas glaciares.
  2. Estudiar la Adición de Material y Minerales. Investigar la forma en que se agrega material y minerales desde la superficie hacia la laguna debido a la acción glaciar.
  3. Caracterizar los Nutrientes Progresivos: Identificar los tipos de nutrientes que se añaden al agua de manera progresiva. Esto es crucial para comprender qué nutrientes están disponibles para los organismos que habitan la laguna.

Este estudio no sólo proporcionó información valiosa sobre la Laguna Negra, sino que también contribuyó al desarrollo de tecnologías destinadas a la exploración espacial en entornos similares en otras partes del sistema solar.

 

¿Mito o leyenda? Un viaje a las profundidades de la Tierra

Dentro de la comunidad de San José de Maipo, circulan historias sobre la Laguna Negra que, aunque no podremos confirmar por completo, añaden un toque de misterio al lugar:

  • Avistamientos OVNI: La sigla “OVNI” (Objeto Volador No Identificado) es familiar para todos, y entre los habitantes del Cajón del Maipo, las historias de avistamientos son comunes. Antes de la primera expedición a la Laguna Negra realizada por Benjamín Vicuña Mackenna en 1874, la profundidad de la laguna no estaba clara, pero se sabía que era considerable. Surgió entonces el mito de que la Laguna Negra servía como asentamiento para ovnis, aprovechando su profundidad y su proximidad a los volcanes para obtener energía del calor de la Tierra. Aunque varios lugareños afirman haber visto objetos voladores no identificados en la zona, dejamos a tu criterio si crees o no en esta historia.
  • Hijo de Jack Cousteau: Existe la afirmación de que el hijo de Jack Cousteau, una figura destacada en la investigación submarina, llevó a cabo investigaciones para determinar la profundidad de la Laguna Negra. Aunque hay poca información disponible al respecto, los lugareños comparten esta historia con convicción.

El 16 de marzo 2024 se inauguró el Parque Embalse el Yeso, administrado por Parque Cordillera, que incluye diversas rutas, entre ellas el trekking a la Laguna Negra. Esta apertura ofrece varios beneficios tanto para los visitantes como para los locales. Contribuye a la preservación del patrimonio natural y cultural, junto con los recursos naturales e hídricos de la zona.

Te invitamos a explorar este asombroso lugar en compañía de Identidades del Maipo, donde podrás maravillarte con los hermosos paisajes, el patrimonio geológico,  hídrico y cultural, así como sumergirte en sus fascinantes historias.