Memoria Religiosa, Monumentos Populares e Inversión del Mundo

Las Imagenes de Cristo Negro en Pirque

La transformación de la ciudad generado zonas de transición entre lo urbano y lo rural. Existen muchos hitos transcendentales para algunas “localidades-comunas” que se encuentran más alejadas del epicentro político-administrativo, representado principalmente por la Casa de Moneda.  Y es que estas comunas aledañas, casi siempre cercadas por montañas, guardan celosamente identidades que no son reveladas hasta que se escudriñan y son observadas por algunos curiosos o personas que se sienten atraídas hacia ellas.

En este artículo hablaré específicamente de la comuna de Pirque. Territorio que esconde una intensa mitología que describen sus trasformaciones geográficas, económicas y culturales. Esta memoria oral se viene transmitiendo por más de doscientos años. Estos relatos han conservado la memoria campesina, la mitología y leyendas. Todo este patrimonio cultural otorga una fuerte estructura identitaria a los pobladores más antiguos y también a los más jóvenes.

Imagenes de Cristo mestizo

En las fronteras de la denominada antigua Hacienda de Pirque, existen erguidos tres monumentos o memoriales. Estas construcciones conmemorativas son imagenes de Cristo Negro que custodian sus límites y que otorgan un potente significado desde su implantación. Podríamos decir que son monumentos populares, en razón del sincretismo religioso que los rodea. También podríamos denominarlos contramonumentos por la carga interpretativa que conllevan sus levantamientos.

Imagenes de Cristo

Estos memoriales de sincretismo religioso cumplen esencialmente dos funciones. La primera es recordar los hechos sucedidos. Casi siempre los acontecimientos son de carácter místico-religioso. En los lugares que son levantados ocurren; encuentros misteriosos, apariciones, tragedias, etc. La segunda función es ahuyentar al demonio que suele recorrer estos lugares en Pirque.

Don José Rubio del Llano de Pirque cuenta con una memoria prodigiosa sus relatos que vienen desde sus abuelos que vivían en Santa Rita. Don José nos entrega varios elementos clave para comprender la influencia del demonio en Pirque y de la elevación de las imágenes de Cristo oscuros. Nos comenta en el contexto de la antigua hacienda de Pirque a principios del siglo XIX;

Imagenes de Cristo moreno y Mitologías

Plaquitas

“En este tiempo esto era un campo lleno de montes, se usaban poquitas tierras. Estos terrenos fueron tremendamente baratos, si costaba 5 pesos un kilómetro de tierra era mucho. Entonces se formó un cuento ahí, según mi Abuelo Manuel Maldonado. Empezó con algo no normal me decía mi abuelo, este caballero se entrevistó con Don Sata, entonces hizo un pacto de sangre con él, que quería hacer un canal para la “comuna” de Pirque. Porque él era el que tenía más tierras acá. Llegaron a un acuerdo los dos, el diablo y Don Ramón. Cada uno pondría una cuadrilla de trabajadores”.

“Primero en una noche fueron los dos por el cerro por dónde viene el canal actualmente. El diablo le iba diciendo por aquí tiene que venir el canal, vamos a llegar a la bocatoma, pero siempre en la noche. Entonces llegaron a la orilla del río, me decía mi abuelo, había un pequeño peñasco, el diablo pescó un chuzo en la mano y lo tiró a la roca y lo enterró hasta la mitad en la piedra. En el peñasco, dicen que todavía está; le dijo el diablo aquí nace el canal. Usted se pone de aquí, y yo con mis trabajadores me pongo de allá donde va a llegar, y nos vamos a juntar los dos en el medio”.

“Don Sata con sus satanes chicos y el patrón con una cuadrilla de hombres. Y dice mi abuelo que este gallo llamó al diablo y se le apareció el diablo, él altiro le puso eso, de que, si el hacia lo que quería, se entregaba a él en cuerpo y alma. Entonces, por lo que dice mi abuelo, no lo estoy inventado yo, que a nosotros todo eso nos quedó grabado. Entonces se juntó con el diablo un día, y salieron los dos a medianoche, el diablo en una mula negra y él en un caballo, todo de negro, y de ahí de Puntilla pa’ arriba recorrieron por el cerro así. Anduvieron hasta bien arriba hasta donde está la bocatoma donde sale el río, donde ya el agua entra, y el agua viene subiendo. Así lo contaba mi abuelo y así lo cuento yo. Pasó como un cuento de familia”.

El Diablo y las cosmogonías Pircanas

Desde el momento en que el diablo decide el diseño del canal y da el punto de partida de su cimentación con el entierro del chuzo, el valor de la mano de obra de campesina quedaría a su merced. Comenzará cada vez menos a ser necesaria en las labores campesinas, ya que el canal permitirá regar todos los rincones de la Hacienda. La transformación del valle de Pirque, con la llegada del Canal La Sirena construido en 1834, fue total. Paso de ser un desierto a un vergel hidratado. Con esta obra civil se da inicio al cambio que estaba detrás del beneficio de traer agua al valle. Pasar de una agricultura campesina tradicional a un sistema de agroindustria capitalista.

La forma de montaje del canal es destacada por Don José, recordándonos que antes estos trabajos eran hechos a pulso y no con maquinaria. Otro ámbito importante dentro de las transformaciones en las fórmulas de producción, es que antiguamente se conseguía levantar este tipo de obras a través de la fuerza humana y animal. Luego con los cambios industriales se mecanizó e incorporó más tecnología y maquinaria al agro.

La paradoja es producida por el hecho de haber podido lograr el beneficio de traer agua por el canal de Pirque, a través de los cerros de San Juan, misión de espectacularidad incalculable para los años 1834-36. Sin embargo, esta prosperidad es obtenida a través de un pacto maligno que logra el financiamiento del diablo. Detrás de este constructo mitológico, los antiguos campesinos de Pirque interpretan los cambios de paradigmas en la economía agraria de Pirque.

Cambios en la Agricultura de Pirque como consecuencia de los actos Demoníacos

“Llegó el plazo que tenía escrito el caballero Ramón Subercaseaux en el pacto de sangre con Don Sata. Para burlarse del diablo y que no se lo llevarán, Ramón pidió que lo velaran en vida. Al momento que cumplía el pacto se lo llevaba el diablo, ya que tenía un pacto de sangre con él. Buscó aquí que lo velaran y no quiso nadie, les dio miedo. Lo velaron en un cajón como se vela a un muerto ahí, rezando tirando agua bendita porque don Santa ya andaba a las vueltas de él.

Ese caballero no encontró a nadie, nadie lo quiso aquí en Pirque. Este caballero lo que optó fue irse a un convento con los frailes a Santiago. Ese día que dispuso para irse, hizo madrugar como a las 4 de la mañana al cochero. Porque antes viajaban en coche con caballos no más, no había autos. Y salieron tempranito, hicieron sus maletas y partieron.

Imagenes de Cristo Mestizo

Imagenes de Cristo

Entonces pasa Concha y Toro, donde está la Iglesia y hay una primera bajada que ahora no esta tan alta, y llegan a otra bajada más allá. Entonces el cochero sintió algo y miró pa´ arriba así, y vio una bandada de ángeles negros. De repente mira para atrás al patrón y va con otra persona de negro… Entonces apuro los caballos el cochero, en ese tiempo había un puente, como que se cimbra harto cuando uno pasaba, pura madera, cuerdas y cueros. Entonces antes de entrar al puente sale el diablo con Don Ramón al hombro. Se lo lleva y se aferra la cuadrilla de otros diablos que llevaba. Se lo llevaron y por eso está esa imagen de Cristo ¿ha visto la imagen de Cristo que está en la entrada del Puente San Ramón? El Cristo Negro, por eso existe ahí esa imagen de Cristo…

Imagenes de Cristo

“Pego unos gritos bien feazos”. “… (El cochero) sentía el aleteo. Era una pila de pájaros volando y el diablo en el medio de los pájaros. Llevaban colgando a Don Ramón y el diablo aleteando, ¡tenía alas! y hasta ahí no más llegó, no alcanzó a pasar el puente ni una cosa”.

Detrás de este mito del origen de la Hacienda de Pirque, se encuentran varios conflictos dialécticos de la lucha de clases.  Como la influencia del diablo en la distribución socioeconómica.  La religiosidad oficial en confortación con la religiosidad popular. La monumentalidad colonial en confrontación con el patrimonio popular.

En síntesis, los monumentos o su reflejo contramonumento, en el caso de las imágenes de Cristos negros en Pirque, invitan a la reflexión y a la interpretación de la memoria campesina, como una forma de inversión del mundo actual. En la utopía de los oprimidos, el diablo se va con los patrones y Cristo se queda en el pueblo mestizo.